• Carla Miranda Coach

EL PODER DE ESCUCHAR CON TODOS LOS SENTIDOS GENERA CONFIANZA, COMPROMISO Y APOYO

En este blog de hoy, quiero abordar un tema demasiado interesante e importante de descubrir, aprender y aplicar con nuestros equipos de trabajo.


El anhelo de la gran mayoría de las personas que tienen a cargo personal, es de crear un ambiente de confianza, compromiso y apoyo mutuo con los integrantes de su equipo, porque de esta manera se avanza a pasos agigantados hacia el cumplimiento de los objetivos, de una manera fácil, amena y sintiendo el apoyo.


Para generar la confianza, compromiso y apoyo mutuo es indispensable que el líder de un equipo sepa ESCUCHAR con todos los sentidos. Cuando me refiero a todos los sentidos es con los ojos, oídos, presencia, etc…


La forma que tenemos las personas de comunicar es través del lenguaje del cuerpo (no verbal), palabras (verbal) y con el tono de voz. Las investigaciones demuestran que en una presentación ante un grupo de personas el 55% del impacto de la presentación viene dado por lenguaje corporal (postura, gestos y contacto visual), el 38% por el tono de voz y sólo el 7 % por las palabras. Por esta razón que aprender y desarrollar la habilidad de escuchar y comunicar es clave para que los líderes logren confianza, compromiso y apoyo con su equipo.


Aprender a escuchar es una tremenda habilidad que podemos desarrollar practicando día a día. y ¿en qué consiste?


1) Escuchar con atención a un miembro de tu equipo, poniendo atención a las palabras, tono de voz y postura de quien te habla. El todo dice mucho más acerca del estado de la persona, qué necesita en ese momento e incluso hasta cuál es la emoción que lo aborda en el momento de está comunicándote. Cuando desarrollamos esta forma de escuchar nos volvemos más intuitivos y perceptivos, podremos entender claramente lo que la persona quiere comunicar. Podremos ponernos de su lado dejando actuar la empatía y de esta manera generar confianza poco a poco en los integrantes de tu equipo. Las personas comienzan a reconocerte como una persona que sabe escuchar con atención, que das el espacio para plantear temas y que sabes entregar una respuesta acertada. Todo esto te permite ir generando confianza, compromiso y apoyo con tu equipo.


2) Interrumpir: Evita interrumpir cuando se genera la instancia de comunicación. La interrupción va muy ligada al escuchar, porque cuando se escucha con todos los sentidos, la interrupción no tiene lugar, hasta que la persona haya terminado de comunicar y tengas el espacio para responder a esa comunicación habiendo recibido y procesado la información. Por lo tanto, evita interrumpir. La interrupción muchas veces muestra que conoces tan bien a la otra persona que puedes anticipar lo que él o ella dirá a continuación. Interrumpir es una señal sutil que no respetas el punto de vista de quien te habla. Esto va en contra de la generación de confianza, compromiso y apoyo con tu equipo.


3) La Impaciencia y aburrimiento: El 93% de la comunicación es no verbal (lenguaje del cuerpo y tono de voz) entonces imagínate todo lo que transmitimos cuando mostramos impaciencia y aburriendo al comunicarnos con un integrante del equipo. Estas mostrando una tremenda señal que no estás escuchando. Esto es fatal para quien te plantea un tema, generando des-motivación, disminuyendo el compromiso y por ende afectando a la confianza.

Por el contrario, cuando te comuniques con tu equipo de trabajo demuestra interés y para ello utiliza el lenguaje corporal y el tono de voz para transmitirlo. Puedes utilizar una postura de interés inclinando tu cuerpo hacia adelante y mantén el contacto visual cómodo con quien te comunicas, utiliza tus manos para mostrar apertura y recepción de tu parte.


4) Adivinar el pensamiento: Pensar en lo que la persona te va a decir, en vez de poner atención a lo que realmente te está diciendo. Esto es algo que suele ocurrir seguido cuando nos comunicamos y es que nuestro cerebro va adelantando lo que la persona te va a decir. Esto no te permite escuchar, porque finalmente la comunicación se torna entre tú y tu cerebro, dejando de lado a la persona que tienes enfrente. Se pierde la comunicación y afecta la confianza, el compromiso y el apoyo.


5) Juzgar: En esta misma práctica de adelantarte a lo que la persona está pensando, entramos en juicios y esto te impide escuchar. Antes de emitir juicios, primero escucha y luego da una respuesta. Tu punto de vista o forma de pensar frente a un tema, no es la misma de quien te está comunicando. Los juicios afectan la confianza, el compromiso y el apoyo.


6) Claridad de mensaje: El hecho que hayas escuchado no significa que el mensaje se haya entendido claro, por lo que una forma de verificar que hayas entendido claramente lo que el integrante de tu equipo quiso comunicar, es repetir el mensaje con las palabras que utilizó quien te comunicó, así ambos pueden verificar el mensaje.


Las relaciones humanas son algo muy preciado, sensible y que día a día se cultiva. La escucha con todos los sentidos te permite cultivar las relaciones.


Carla Miranda Coach de vida y ejecutivo



¡Te invito a escuchar más!


Visita mi sitio web: www.carlamirandacoach.com