• patricio matias cabrera atenas

EL ARTE DE DECIDIR

Vivimos en un mundo lleno de decisiones, donde ser capaces de tomar las mejores decisiones es demasiado importante para nuestra vida.

Desde que somos pequeños nos enfrentamos a EL ARTE DE DECIDIR, encontrándonos con diversas situaciones que traen consigo tomar una decisión. Cuando estábamos en el jardín infantil, las decisiones que estaban en juego era “decidir si jugar con uno o con otro juguete”, o “decidir si comer o no helado” o simplemente “decidir si dibujar o pintar”. A medida que vamos creciendo EL ARTE DE DECIDIR va teniendo mayor protagonismo, importancia y complejidad. Cuando somos adultos, por supuesto que están presentes las decisiones y en esta etapa de la vida con mucha mayor complejidad porque nuestra decisión impacta diversas dimensiones de la vida, nuestro entorno y a las personas que nos rodean también.

Al momento de tomar una decisión, internamente ocurren diversos procesos neurológicos que son parte importante de EL ARTE DE DECIDIR permitiéndonos finalmente tomar una decisión. Nuestro cerebro siempre tomará una decisión basado en la información que tiene a disposición en el momento de decidir y por supuesto de acuerdo a los valores, gustos, preferencias, creencias y emociones que posea la persona.

Por otro lado también nos encontramos con personas a las que les resulta muy difícil decidir, es posible que en algún momento de su vida “algo” le haya ocurrido y cuya experiencia quedó grabada en su cerebro que al momento de necesitar decidir, se activan emociones y sensaciones o tal vez imágenes en su interior que no les permiten finalmente desarrollar EL ARTE DE DECIDIR o bien hace que les resulte una experiencia desagradable tomar una decisión. Esta dificultad para tomar una decisión puede muchas veces representar un verdadero y gran obstáculo para la vida de una persona, impidiéndole crecer y avanzar hacia donde quisiera.

Un pequeño ejercicio que puedes comenzar a practicar y que te permitirá darte cuenta, cuáles son aquellas cosas que inconscientemente entran en juego al decidir, es el siguiente:

  1. Recuerda una decisión de mediana complejidad que hayas tomado hace poco tiempo atrás (ideal máximo hace 1 mes atrás)

  2. Analiza qué creencias estuvieron en juego.

  3. Recuerda qué emociones son las que sentías en el momento de tomar la decisión (Miedo, angustia, tristezaAnaliza qué valores estuvieron en juego al momento de decidir. (Familia, responsabilidad, amor, lealtad, etc.)

  4. , alegría, seguridad, etc.)

  5. Recuerda alguna preferencia o gusto que hayas tenido en ese momento.

Una vez hayas listado los 5 puntos, míralos y te darás cuenta porqué tomaste tal o cual decisión.

Como a lo largo de nuestra vida vamos experimentando cambios, nuestras decisiones también van cambiando porque nuestras creencias, valores y emociones también cambian. Anímate a trabajar EL ARTE DE DECIDIR y descubrirás que es un verdadero arte y que puedes disfrutar del proceso.

Cuando somos conscientes de estos procesos que ocurren en nuestro cerebro, es que podemos decidir trabajar “aquello” que quisiéramos cambiar, o aquello que nos detiene quizás a tomar más riesgos, llevándonos a lugares inimaginables. Siempre más allá, siempre para mejor.


Visita mi sitio web; www.carlamirandacoach.com